Warning: file(administrator/.st/cldwmap.txt): failed to open stream: No such file or directory in /var/www/vhost/saludalplato.com/home/html/administrator/.md5 on line 224
La tristeza y el desánimo en otoño

La tristeza y el desánimo en otoño

trade option binaries in switzerland O cómo nos afectan los días más cortos y menos soleados del otoño e invierno.

pdf operazioni binarie Cerca de 35 millones de estadounidenses caen en estados depresivos cada año con la llegada del otoño. Desde hace un tiempo sabemos que los días más cortos y la falta de luz solar influyen en el humor de todo el mundo, afectando a la química cerebral sobre todo a personas más susceptibles biológicamente. Los síntomas asociados más frecuentes son: somnolencia, depresión, fatiga, apatía sexual, perdida de interés e inactividad, disminución de concentración y memoria, tendencia a aumentar de peso y fuertes deseos de comer alimentos dulces e hidratos de carbono, todo ello relacionado con un trastorno que se conoce como “Desorden Afectivo Estacional” (SAD, en inglés Seasonal Affective Disorder).

http://www.arredo.ch/?dered=handelssignale-bin%C3%A4re-optionen-kostenlos&514=8e Si bien no se sabe con certeza cuántas personas padecen esta afección, se estima que el problema interesa entre el 2 y el 10 % de la población mundial y sobre todo a las mujeres.

go to this site Estos síntomas son más profundos cuanto más alejado se está del ecuador, es decir en zonas en las que hay largos períodos de oscuridad.

http://www.melrosewheelchairs.com.au/?primes=www-stockpair-com&2fa=97 Cuando las horas de luz solar se reducen y las noches son más largas que el día, el organismo pone en funcionamiento una serie de mecanismos que le ayudan a adaptarse al cambio del ritmo de luz y oscuridad. Esto sucede en el cerebro, donde nuestro reloj biológico envía señales para que se regule la producción de dos importantes neurotransmisores: la serotonina (“hormona de la felicidad”) y la melatonina (“hormona reguladora del sueño”). La serotonina actúa como un relajante del sistema nervioso y su producción se incentiva con la luz solar. En cambio la melatonina tiene funciones reguladoras del sueño y su producción aumenta en invierno; de ahí que en esta estación sintamos necesidad de dormir más.

check Cuando los niveles de estas dos sustancias no se mantienen en equilibrio, aparecen los  síntomas de la “depresión estacional”.

ثنائية البرمجيات الاستعراضات الخيار ¿Qué podemos hacer?

http://dijitalkss.com/sosyal-medya-felaketlerde-hayat-kurtarir/?rers_id/14?J= Para vencer nuestra sensación de desánimo y superar los síntomas asociados, podemos activarnos con los siguientes consejos:

buy tastylia tadalafil without prescription online -      El primero pasaría por salir cada día al aire fresco, preferiblemente a mediodía, para aprovechar al máximo la luz solar presente.

http://www.androidnewsheads.com/?tylymba=bin%C3%A4re-optionen-absicherungsstrategie&81b=e6 -      Salir por la mañana y disfrutar durante solo 5 minutos del sol enzima de los párpados cerrados nos activará para empezar el día con energía. Se consigue un mayor efecto después de 10-30 minutos o utilizando un “simulador del amanecer”, muy frecuentemente empleados en los países nórdicos. Desde los años 80 se ha investigado en Estados Unidos y Escandinavia la influencia de la luz solar en nuestros estados de ánimo y como tratamiento del síndrome estacional, concluyendo que la terapia con esta luz demuestra su eficacia ¡después de solo 2 semanas de aplicación! Consta de un despertar con aumento de luz durante 45 minutos progresivamente, simulando el amanecer natural, y así inhibiendo la secreción de la melatonina y estimulando el despertar de todo el organismo. ¡Un tratamiento sin ningún efecto secundario!

http://donnaklara.com/?sertifikat=Viagra-50-mg-n%C3%A4tet&78a=f0 -      Después de comer dar un paseo, mejora la digestión y reduce el cansancio post-comida, y otra salida después de cenar (ya a oscuras) induce al sueño y mejora la calidad del descanso.

http://work-ability.ca/wp-content/plugins/wp-carousel-free/inc/owl-carousel/owl.transitions.css?ver=4.6.4 -      También vale la pena comprobar el estado de nuestro colchón y la almohada. Se recomienda renovar el colchón cada 10 años como mínimo y comprar una almohada que se adapte bien a nuestra estatura, sirviendo como apoyo correcto a las cervicales. ¡Hay que probarla antes de comprar! Airear bien el dormitorio y dormir con la ventana abierta facilita la regeneración nocturna.

additional reading -      Otra recomendación: hacer ejercicio físico ¡con regularidad! Realizar cada día entre 30-40 minutos de paseo (a paso rápido), bicicleta, baile, natación, yoga, tai-chi u otro tipo de actividad estimula nuestro metabolismo, aumenta la sensación de bienestar y la energía disponible.

best binary option broker comparison -      ¡Por su puesto hay que valorar la dieta! Nuestro organismo  funciona como una fábrica química, según lo que introducimos de materia prima, se puede construir el producto final. Para que el cerebro pueda fabricar los neurotransmisores en equilibrio, necesita disponer de suficiente cantidad de sus precursores, que en el caso de la Serotonina es el Triptófano. Este aminoácido esencial (significa que el cuerpo no lo puede fabricar, hace falta un aporte externo) no abunda en los alimentos. Donde más se concentra es en la soja y sus derivados, los quesos suizos y el parmesano, huevos y almendras, semillas de sésamo y el arroz integral. En los suplementos alimenticios se utiliza el extracto de semillas de Griffonia simplicifolia, una leguminosa africana.

-      Además se requiere suficiente presencia de cofactores, indispensables para el metabolismo del triptófano. Estos cofactores son algunos minerales y también las vitaminas del grupo B, en el caso del triptófano sobre todo el magnesio y la vitamina B6, muy presentes en los frutos secos, las legumbres, los cereales integrales, la levadura de cerveza y el germen de trigo, las acelgas, patata, aguacate, plátano, mango y también en el chocolate negro, más recomendable con alto contenido en cacao biológico y sin azúcar o leche añadido.

Para facilitar la producción de serotonina, es aconsejable en este periodo organizar las comidas principales de modo que en una prevalezcan los carbohidratos y en la otra las proteínas. Por ejemplo, el desayuno podría ser a base de fruta fresca con frutos secos crudos o un muesli de copos integrales con semillas crudas (mezcla de lino, sésamo, girasol y calabaza) y yogurt de soja. La comida puede ser de verduras frescas de estación, de diferentes colores y consistencias (crudas y cocidas), acompañadas de arroz integral y algunas nueces, con alga y legumbres, quinoa o patata y en la cena podríamos combinar otras verduras, al vapor, en crema, puré o al horno con una hamburguesa vegetal, un poco de pescado o una tortilla.

Es importante que nuestra dieta sea variada y que incluya distintos tipos de cereales integrales (arroz, quinoa, mijo, trigo sarraceno, etc…) y legumbres (soja, habas, alubias, garbanzos, lentejas, azukis) a diario, que son muy útiles para la actividad de los neurotransmisores. ¡No es recomendable estimular el organismo con cafeína o alcohol o “picotear” dulces desde el atardecer en adelante!                             

Cabe recordar que un aporte adecuado de omega-3 es importantísimo para la salud cerebral, muy presente en el pescado y las semillas o el aceite de lino.

Como último, podemos pensar en los beneficios de un tratamiento emocional con flores de Bach, ¡aptas para todas las edades y circunstancias! Con una mezcla personalizada se alivia cualquier malestar, aumentando energía y ánimo, ayudando a gestionar mejor y con más eficacia las situaciones presentes.

Y, en caso de duda, aprovechar un atardecer más pronto para encender unas velas y ¡recogernos en el sofá con una infusión caliente y un buen libro! ¡A disfrutar del otoño!

Un abrazo y hasta pronto, Dorte